Proyecto realizado junto a Carlos Vásquez Méndez

 

¨Deseaba ver algo en pleno día, me sentía harto de la complacencia y de la comodidad de la penumbra; sentía un deseo de agua y de aire para el día. Y si ver era el fuego, exigía la plenitud del fuego, y si ver era el contagio de la locura, deseaba locamente esa locura¨

(Maurice Blanchot, La Folie du jour )

Amanece el sol, resplandece la llama de una vela, el pulso eléctrico calienta los filamentos de una bombilla y los proyectores se encienden. El motor de las máquinas va llenando el espacio hasta fundirse con el sonido de la sala contigua, vacía y negra. Los aparatos siguen funcionando ininterrumpidamente, iluminados ahora por la propia luz que expulsan, como antiguas piezas de museo colocadas sobre sus peanas.

Las primeras formas aparecen. Y si ver era el fuego… una incandescencia de luces y de sombras abocadas a extinguirse, verdad preciosa pero pasajera, destellos efímeros. Sus llamas iluminan el mundo, lo alumbran, lo tocan, y al quemar convierten su imagen en cenizas. Metáfora de la mirada fuego, del movimiento incesante de los cuerpos, de las metamorfosis de la visión según la presentan la pareja de artistas. Como una vela. Escribe Georges Didi-Huberman que la imagen arde, y en ella el tiempo se funde, pues “en la imagen es el tiempo quien nos mira”: somos por igual ante los dos.

Luz y tiempo constituyen la materia prima de sus creaciones. La manipulación artesanal de aparatos analógicos y película fotosensible, la consciencia plena del dispositivo y los gestos cinematográficos, determinan la obra, los ritmos y procesos creativos. Se trata de una opción metodológica consciente movida por el deseo de seguir explorando las posibilidades plásticas, los usos poéticos y el potencial crítico de una técnica y una estética consideradas obsoletas en la era digital.

La luz torna el mundo visible. Lo que es perceptible engaña, pero lo invisible apenas existe. Hegemonía de la visión en la cultura moderna. Valentina Alvarado y Carlos Vásquez trabajan los encuadres, interponen filtros y lentes, mecanismos de mediación entre su cámara y las cosas para desnaturalizar la percepción en un intento de renovar la mirada. Desde su anterior proyecto Paracronismos, exploran la posibilidad de pensar, dentro de la imagen, nuestra relación con otro tiempo, o más bien la coexistencia de temporalidades heterogéneas sacudiendo la idea de una sucesión cronológica lineal. La imagen es así una memoria, montaje de estratos superpuestos que irrumpe en un destello, como diría Walter Benjamin, en el instante de ser convocado. Pasado y presente son contemporáneos, como en su propia práctica fílmica.

Presentamos un proyecto de naturaleza experimental que recoge las exploraciones planteadas en Paracronismos I y II junto a una instalación imaginada especialmente para nuestro espacio expositivo. Y si ver era el fuego sugiere así una continuidad natural entre esta sala y la de cine combinando una muestra permanente de cine expandido con sesiones performáticas efímeras a partir de proyecciones en 16mm y S8mm e improvisaciones sonoras. Experiencias distintas pero complementarias que nos invitan a replantearnos las posibilidades mismas del cine y el lugar que ocupamos como espectadoras.

Carolina Ciuti.

Marina Vinyes.

Comisarias del proyecto.

4 proyecciones de 16 mm en loop

2 proyecciones de diapositivas de 35 mm

Instalación sonora 36´

Instalación con retroproyector

Links:

https://loop-barcelona.com/activity/and-if-seeing-was-fire/

 

 

© 2020 by Valentina Alvarado Matos. 

  • Black Instagram Icon
  • Icono negro Tumblr
  • Icono negro Vimeo